Césped Artificial: guìa completa

 

El césped era sólo eso, césped. Un mullido, suave e irregular manto de hierba que cubría vastos terrenos, jardines, campos deportivos en el mundo entero. Hasta que el hombre no decidió intentar imitar a la naturaleza, más allá de apoyarla, tratando de reproducir el césped en un laboratorio.

El descubrimiento se remonta al 1965, cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte creó el primer manto de césped artificial, que fue instalado en el estadio cubierto Astrodome de Houston, en Texas.

Césped Artificial: guìa completa

Ésta fue a su modo una pequeña revolución, porque como explicaremos más adelante, llevó a notables ahorros en cuanto a costes de mantenimiento. Al principio, los costes de producción de un manto de hierba sintética no eran lo que se dice bajos, y eso hizo que la difusión a grande escala empezara cincuenta años más tarde desde la primera experimentación. Los primeros campos completamente renovados con césped artificial estaban en EEUU, a partir de ahí alguna sociedades futbolísticas inglesas decidieron probar esta nueva solución (estamos en los años 80), hasta que fue prohibida por la English Football Association en 1988. Tal decisión llegó por las lamentaciones del público, que sostenía que la visión era peor, y de los jugadores, que notaban la hierba artificial menos blanda que la natural;  y por lo tanto, más peligrosa. De esta manera, la UEFA y la FIFA se acogieron a la decisión de la English Football Association y prohibieron el uso del césped artificial, sin renunciar a la posibilidad de llevar a cabo experimentos con éxito, con la finalidad de mejorar esta tecnología y que sea fructífera. Este paso nos lleva directamente a principios del año 2000, cuando se han recogido los frutos de décadas de estudios y muchos campos de fútbol han sido completamente renovados. Hoy en día, algunos de los estadios más importantes  tienen un manto de hierba artificial. Entre los más destacados: “Luigi Ferraris” en Génova, “Carlo Castellani” en Empoli y “Giuseppe Meazza (San Siro)” en Milán.

Qué es el prado artificial?

Césped Artificial: guìa completa

Antes de dar una definición de prado artificial es necesario subrayar cómo ha cambiado hoy e día el concepto de los espacios abiertos y el modo de vivirlos. Probablemente, seguramente más bien, tus abuelos no habrían imaginado nunca llegar a oír esto de hierba “falsa”. Justo ellos que vivían en constante contacto con la naturaleza, a la que regalaban gran parte de su propia vida y recibían a cambio un sustento para vivir.

Pero hoy no es así. El tiempo que estamos al aire libre parece que se haya reducido por arte de magia, imagínate como para dedicarse al cuidado de todo aquello que está de puertas hacia fuera. Vuelve a leer atentamente el párrafo anterior y combínalo con la necesidad, ya evidente, de pasar algo de tiempo al aire libre para mejorar el estilo de vida, dar simplemente un paseo, jugar con los niños en el parque o hacer deporte. Ya tienes servida la receta en base a este invento.

Por lo tanto, ¿qué es un prado artificial? No es otra cosa que la fiel reproducción de un prado natural, de hierba “real”, con diferentes niveles de semejanza que varían al variar la calidad. El césped artificial se define también como moqueta exterior, ya que su uso está extendiéndose cada vez más a otras zonas privadas, más allá de las estructuras deportivas, y en virtud de esta gran difusión es cada vez más elegida como elemente ornamental en jardines, parterres, bordes de senderos y partes exteriores de las piscinas. Una verdadera pavimentación alternativa, capaz de casar trazos estéticos elegantes, resistencia y comodidad. Los hilados de césped artificial están hechos de material textil, recubierto por un compuesto de látex y pasado por el horno (proceso de vulcanización) para hacer que el látex adhiera perfectamente el material textil y dure mucho tiempo.

Este proceso permite generar un producto final que no difiera mucho del césped artificial, reproduciendo las principales virtudes, eliminando gran parte de los defectos o, si lo prefieres, de las incomodidades ligadas al césped.

Tipos de césped artificial

Césped Artificial: guìa completa

Los tipos de césped artificial presentes en el mercado son muchos y muy heterogéneos. Éstos pueden diferir entre ellos por una serie de aspectos que van desde la longitud de los hilos hasta el color, la densidad o la finalidad con la que han sido diseñados.

Por ejemplo, un manto de césped de pelo corto, también llamado manto de pelo a ras de suelo. De difícil uso en espacios exteriores como un jardín, no sólo porque la estética y la calidad no irían acorde al espacio en sí, sino porque existen mejores soluciones a nivel comercial  para ese uso específico. Un manto a ras de suelo podría ser destinado para cubrir la mesa de billar. De igual modo, se podría elegir una moqueta para revestir un ambiente interior, el cual podría ser un elegante rincón de un restaurante o la zona de juegos para los niños. De la misma manera, si el manto de césped tuviese que ser instalado en un jardín exterior, tendríamos que optar por una tipología más parecida al césped natural, es decir, de pelo largo.

Por lo tanto, la longitud de los hilos puede ser un factor discriminante en el momento de la elección. Las variantes más comunes pueden clasificarse en tres categorías:

  1. Esterilla: que a su vez se dividen en esterillas de espesor pequeño o esterillas de 14 mm
  2. Moqueta
  3. Profesional

Las esterillas son más parecidas a una alfombra que a un manto de césped real. Constituyen una solución más económica para utilizar en ambientes cerrados, o en otros lugares en los que no haya un manto de césped real que cubrir.

Podemos considerar este discurso válido para los dos tipos de esterillas, porque aunque las de 14 mm tengan un impacto estético mejor, no pueden compararse ni en los más mínimo con los modelos de longitud superior. A pesar de que la moqueta no tiene un gran espesor, ésta se distingue por la lisura de la superficie, una buena resistencia a la luz y la ausencia de mechones muy salientes. Estas características hacen que sea superior respecto a las esterillas desde un punto de vista cualitativo, aunque la frecuencia de uso de cada una de ellas sea asimilable.

En la mayor parte de los casos el césped profesional tiene una raíz hecha de paja que tiene que ser anclada a la superficie subyacente, sea el propio terreno o cualquier otro material. En la parte externa; sin embargo, los hilos están revestidos de polipropileno, un material termoplástico muy resistente e indicado particularmente para limitar daños provocados por agentes atmosféricos adversos.

La longitud del césped profesional es superior a la de la esterilla, o a la de una moqueta, pero puede variar en base a la finalidad que tenga (por ejemplo, un prado exterior privado o un campo deportivo, para el que existe un reglamento específico que impone las dimensiones precisas). Lo que distingue de verdad un prado de césped artificial profesional de los otros es la suavidad y el parecido en general con el césped real, características que son posibles gracias a la presencia de una fibra más larga y retorcida.

Los factores que nos ayudan a distinguir entre los diferentes tipos de césped son múltiples y no tenemos que basarnos sólo en la longitud. Vamos a ver otros factores.

Si ya has visto una alfombra de césped sintético, seguro que te has preguntado si se parece al césped natural. La respuesta a esta pregunta se busca también en una valoración del espesor de cada hilo, además de la densidad, o sea del número global de los hilos sobre la alfombra en relación a las dimensiones de la misma.

En principio, podrás fácilmente intuir que cuanto mayor es el espesor (medido en milímetros), más elevada es la densidad, y mejor será la verosimilitud. En algunos casos, la alfombra podría estar formada por hilos más densos pero con menor densidad; si fuese así, el prado estaría sujeto a un antiestético efecto de aplastamiento, al cual proveer introduciendo un sustrato útil para sustentar los hilos y espesar la estructura en su conjunto.

No hay que descuidar, en el caso del césped sintético profesional, la posibilidad de elegir una doble coloración, o una coloración degradada. Consiste en colorear los hilos con diferentes tonalidades de verde en su longitud; esto aporta al manto un mejor efecto óptico y un mayor parecido al césped natural in cualquier condición de luz, y desde cualquier posible ángulo. Aquí puedes ver algunos ejemplos de prados profesionales para jardines elegantes, realizados teniendo en cuenta todos los factores apenas nombrados.

En el caso en que el grado de veracidad no esté entre tus prioridades, sea porque la moqueta es para el área de juegos de los niños, sea porque simplemente deseas ponerla en un sitio poco visibles, o por una pura preferencia estética, tienes incluso la posibilidad de elegir coloraciones alternativas y fantasiosas para tu alfombra, que van del blanco al negro, pasando por un osado rojo o azul.

Características particulares

Césped Artificial: guìa completa

No todas las persona que deciden instalar césped artificial desean que tenga una función exclusivamente  estética, en muchos casos las exigencias a satisfacer son de lo más extravagantes, conectadas a veces a un uso específico, con finalidad particular, factores ambientales atípicos, etc. Afortunadamente, la tecnología en este campo evoluciona de manera satisfactoria y el césped de última generación  ha conseguido satisfacer incluso a los más exigentes. Hemos hecho una breve lista de casos en los que el césped tenga que tener características particulares, intentando resumir lo más solicitado por parte de los clientes; pero sin olvidar que en caso que  la información dada en esta guía no te parezca exhaustiva y necesites algo más, puedes visitar nuestra web, contactar con nosotros y explicarnos qué necesitas específicamente.

Césped sintético con buen drenaje. En realidad no todo lo que aparece con este concepto debe darse por descontado. No todos los prados sintéticos son drenantes y no todos lo son en la misma medida. Hay situaciones en las que se tiene la necesidad de que la hierba absorba en gran medida, y me refiero a drenar grandes cantidades de agua. Por ejemplo, el motivo podría estar relacionado a una posición geográfica en particular (piensa en los países del norte de Europa, dónde llueve prácticamente casi todos los días del año). En estos casos, la alfombra de hierba tiene que estar dotada de un mayor número de agujeros que dejen que el agua fluya de manera rápida, incluso con lluvias torrenciales. La unidad de medida para evaluar la capacidad de drenaje se da entre el volumen de litros por hora, calculado por cada metro cuadrado. Un drenaje eficiente es indispensable para evitar la formación de inundaciones, pantanos o zonas fangosas. Como nota al margen hay que precisar, aunque pueda parecer inútil, que la capacidad de drenaje del césped está estrechamente relacionada al tipo de superficie sobre la cual instalamos el césped. Obviamente hay una gran diferencia entre una alfombra instalada en un terreno con buen drenaje y una plataforma de cemento hermética.

Césped adecuado para perros. Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre. Cada vez son más las familias que eligen compartir sus vidas, y su jardín, con un fiel compañero de cuatro patas. Esto podría ser un problema para el mantenimiento del prado sintético, sometido a un estrés continuo, además de incesantes pisadas. Afortunadamente, no faltan soluciones y es suficiente con tener las ideas claras y seguir algunos consejos sencillos. Primero, hay que tener en cuenta la forma de los hilos. A veces en tienda algunos césped tienen una forma diferente a la normal, la aplastada. Existen variantes de hilados en forma de “C” o en forma poligonal (por ejemplo un diamante). Estos hilos insertados en un manto de elevada densidad y de estructura compacta, ayudan a prevenir un deterioramiento rápido y la necesidad de sustituirlo en un período breve de tiempo. Es muy importante prestar atención a la longitud de los hilos: para un césped artificial en el que un perro pueda correr libremente, sería ideal que no fuera más largo de 3cm, facilitando también la limpieza y disminuyendo el aplastamiento.

Césped antitrauma. Una pavimentación antitrauma se puede utilizar de muchas maneras y en diversos contextos. Por ejemplo, es perfecto para una habitación o espacio destinada a los niños, en la que hay juegos, columpios, toboganes; se trate de un lugar público, como una guardería o se trate de un jardín privado de una casa. Incluso podemos quererlo para un espacio en el que realizar fitness, aerobic u otra actividad deportiva. La posibilidad de tener una superficie blanda, ligera, elástica, antideslizante, antichoque y extremadamente cómoda es indispensable para estos tipos de uso.

Césped híbrido. El césped híbrido no es más que una unión de fibras sintéticas con hilos auténticos. Se utiliza, sobre todo, para las instalaciones deportivas, especialmente campos de fútbol, en los que se mezcla la calidad del césped auténtico con la resistencia y durabilidad del césped artificial. Aquí vemos algunos ejemplos fotográficos al detalle en los que podemos ver una muestra hecha con césped híbrido.

Colocación horizontal y vertical

Césped Artificial: guìa completa

Cierra los ojos e imagina: una ciudad grande, tráfico, confusión, contaminación, gris difuso. Bueno, si vives en un contexto parecido a éste, difícilmente podrás permitirte el lujo de tener un jardín sólo para ti, no hay espacio disponible.

Afortunadamente, la tecnología evoluiona y desarrolla rápidamente nuevas soluciones. Probablemente, ya hayas oído hablar sobre jardín vertical, una alternativa para acabar con la monotonía del color gris, introduciendo un toque verde en las fachadas de los edificios metropolitanos. Los jardines verticales no son sólo bonitos de ver, sino que también conllevan una serie de ulteriores ventajas que no son irrelevantes: absorben anhídrido carbónico y dejan oxígeno, ayudando a regular la temperatura ejercida por los aislantes, atenúan el impacto acústico evitando los ruidos que vienen del exterior y, sobre todo, mejorando la condición psicofísica de los inquilinos, favoreciendo la extensión y la relajación.

Dicho esto, hay que tener en cuenta algunos pequeños inconvenientes de un jardín vertical hecho de césped natural. Primero, el coste de instalación, que puede llegar a 1000€ el metro cuadrado en aquellos casos en los que se quiera alternar el prado en sí con plantas y flores. El elevado coste está absolutamente justificado, ya que hay que preparar un sistema de irrigación interno que riegue las paredes automáticamente después de haberse recargado el agua. Obviamente, la instalación debe ser perfecta, impecable, para evitar el riesgo de filtraciones en las paredes o problemas más graves. Tampoco hay que descuidar los costes de mantenimiento, los cuales también son altos. El sistema de riego debe estar bajo control en todo momento por los motivos citados anteriormente; mientras que el césped natural, al igual que si estuviese en un terreno horizontal necesita ser cortada de vez en cuando, la única diferencia es que no siempre podrás ocuparte tú mismo.

Te estarás preguntando cuál sería la solución ideal para tener un hermoso jardín vertical. En realidad, la respuesta es muy sencilla. Sólo tienes que pensar en un prado vertical como si fuese uno horizontal, y asociarle todas las ventajas que nos da el césped sintético.

Podemos ver cómo los costes de la instalación vertical han bajado  drásticamente, de los 1000€ por metro cuadrado hipotéticos precedentes, podemos pasar sin mucha dificultad a los 100€ metro cuadrado.

El césped sintético vertical no necesita ser regado ni cortado periódicamente. Además, teniendo en cuenta que no será muy pisoteado, ni siquiera hay que rastrillarlo ni mantenerlo para evitar que se aplaste. Al mismo tiempo con el césped artificial se pueden crear paredes artificiales con gran impacto y de gran belleza. Se pueden crear texturas y diseños particulares, bajo petición del comprador.

El efecto aislante térmico y acústico permanece invariable y, sobre todo, el hecho de que el césped sea artificial no repercute lo más mínimo sobre la componente emocional. Así que, las sensaciones de bienestar y relajación están garantizadas, motivo por el cual lleva a querer instalar un jardín vertical.

Naturalmente, el momento de la instalación es muy importante, hay que preparar la superficie subyacente de manera adecuada y, asegurarse de que el trabajo se desarrolle según los cánones para no retar las leyes de gravedad y correr el riesgo de hundimientos no previstos.

Además, para garantizar un efecto estético óptimo, es preferible un césped que tenga hilos bastante largos, al menos unos 4 centímetros. Mientras que las tonalidades del color se decidirán en función de la exposición a los rayos de sol de las paredes por separado, ya que un nivel diferente a la exposición puede hacer que los colores se vean más o menos vivos.

¿Dónde se utiliza el césped artificial?

¿Cuáles son los principales destinos de uso para una alfombra de césped artificial? ¿Dónde se utiliza? ¿Con qué finalidad?

Para responder a estas preguntas es necesario partir de una distinción original y afirmar que, más allá de circunstancias esporádicas irrelevantes, un prado hecho de hierba sintética se crea para uso decorativo, uso deportivo, o en sustitución del césped común antichoque hecho con materiales plásticos.

Instalaciones deportivas

Partamos de los casos en los que se decida usar el césped sintético para las instalaciones deportivas. Hemos usado el plural en este caso, ya que son muchos los deportes en los que se puede hacer uso del césped artificial en estos campos. Es muy común para los campos de fútbol 7, no menos importantes son los de hockey, fútbol, rugby o campos polivalentes y multifuncionales. Antes de analizar las características que tiene que tener la hierba para un uso deportivo queremos proponerte una breve comparación entre un campo de este tiempo y un campo al viejo estilo, es decir, cubierto de césped natural.

Campo de césped artificial o natural

Campo de césped artificial o natural

Hemos dicho que los materiales más usados en la realización del manto de un campo de fútbol es el césped natural, en el primer puesto para los jugadores profesinales, y la sintética, utilizada frecuentemente en campos de fútbol 5 ó 7, sobre todo porque, como veremos, necesita menos mantenimiento.

El mantenimiento es el principal freno al uso de materiales naturales, ya que de esta manera la manutención pasa a ser algo frecuente, y debe adaptarse a las exigencias del calendario deportivo.

Entre los principales factores que dañan el manto de hierba, recordamos el uso intenso y prolongado en el tiempo, la escasez de elementos nutricionales, el ataque de enfermedades y parásitos, además de una ausencia casi total de luz solar, factores todos que no tienen repercusión cuando hablamos de la integridad de un manto de hierba sintético.

El césped natural debe ser cortada obligatoriamente, uno o dos veces por semana en base a la estación, una altura comprendida entre 25 y 35 milímetros, debe ser tratada para prevenir las enfermedades y la permeabilidad del terreno, limpia, fertilizada y regada (más a menudo que en invierno), y  por fin renovarla cuando sea necesario, junto a otras intervenciones esporádicas para eliminar la excesiva compactabilidad del suelo.

Está claro que todas estas intervenciones necesitan una inversión anual muy onerosa, incluidas en un precio orientativo entre treinta mil y ciento cincuenta mil euros.

En cambio, el mantenimiento del césped sintético es menos costoso. En parte, depende obviamente del material utilizado; el polietileno, muy duradero, resistente al desgaste y a las condiciones climáticas adversas, como el hielo y los rayos UV. El riego es sólo ocasional, circunscrito a los períodos de más calor, de este modo poder bajar así la temperatura, lo que conlleva un importante ahorro de agua. El mantenimiento ordinario consta esencialmente de una cuidadosa limpieza, con máquinas de cepillado o soplador de hojas, y del aporte de arena y granulado para mantener las obstrucciones de manera constante.

A cada campo su propio césped

A cada campo su propio césped artificial

Un deporte en el que el césped artificial es, sin duda alguna, el anfitrión es el hockey hierba. La motivación de esta decisión de viraje hacia un producto no natural reside, sobre todo, en las dimensiones no excesivas del campo de juego, que permiten costes de instalación relativamente bajos. Estos últimos, unidos a un mantenimiento esporádico y poco comprometedor, permiten tener un terreno perfecto para pases rápidos y un control preciso del balón sin grandes esfuerzos. El césped artificial para hockey debería tener una fibra en forma elíptica, con una sección en lente y efecto rizado. Estas características aseguran una uniformidad absoluta de la superficie no direccional y una durabilidad excepcional.

La pavimentación Hockey Super responde totalmente a todas las exigencias descritas, y además está disponible con relleno a base de agua y de arena, para satisfacer cada necesidad. El football, sin embargo, es un deporte que no se practica mucho en los países europeos. Se trata de una disciplina deportiva difundida en los Estados Unidos, para algunos parecido a nuestro rugby, al menos en conceptos base. En cualquier caso, hay soluciones disponibles apropiadas para estos deportes, en los que el apremio es fuerte y las caídas frecuentes. A causa del intenso estrés, jugando al rugby en césped natural, se dan frecuentemente situaciones de zonas fangosas o partes del campo totalmente sin césped. Naturalmente, esto no favorece el juego y el espectáculo, además de poner en peligro la salud de los jugadores, que pueden hacerse daño fácilmente.

La pavimentación TR Sport y la pavimentación M Sport, por ejemplo, intentan responder a estas necesidades desarrollando un sistema de relleno mixto, de dos estratos, con caucho SBR ennoblecida y arena de sílice. Esto permite aumentar la blandura y favorecer la amortización. La pavimentación Opti Profesional está también diseñada con la misma finalidad. Tiene una fibra monofibra blanda y resistente, la cual debe ser longeva y duradera. A esto se une un proceso de extrusión de vanguardia, un proceso de relleno de tres estratos y la sección cóncava y nervada de la fibra, que le da un aspecto natural.

Una ulterior característica importante, a menudo necesaria para campos de rugby, es aquella para bases elásticas, puestas debajo del manto de hierba, por toda la extensión. Las bases elásticas ayudan a amortizar las caídas de los atletas, a menudo duras. Aunque actúen de manera casi imperceptible, tiene también un punto a favor. Algunos profesionales han manifestado la aparición de pequeños dolores en la espalda después de largos períodos de entrenamiento en campos equipados de esta manera. La relación entre los dos fenómenos podría también ser casual, pero las continuas búsquedas de mejoras en este campo se concentran, sobre todo, en intentar mejorar cada contraindicación por eventual y pequeña que sea.

La solución CLHD, por ejemplo, prevé, entre las diferentes opciones, la presencia de una subcapa elástica combinada con el relleno clásico (caucho ennoblecido o termoplástico). Esta combinación se aconseja para los campos polivalentes o los campos destinados al juego, sea fútbol o hockey; sin embargo, no es necesaria para los campos pequeños de fútbol cubierto. Hablando de estructuras deportivas polivalentes se abre un mundo aparte, ya que cuando hablamos de ello no hacemos referencia sólo a campos de entrenamiento dónde entrenan y juegan los profesionales de diferentes disciplinas deportivas. Un campo polivalente podría ser también el de un instituto o un oratorio. Todos los ejemplos citados tienen una característica importante en común: los elevados niveles de estrés y de usura a los que es sometido el prado. Además de la necesidad de una gleba que no sea exclusivamente adecuada a una disciplina en detrimento de las otras. Entre las alternativas disponibles puedes echar un ojo a la pavimentación F360 Super Profesional, de sección cóncava y nervada y de un espesor de 360 micron estudiado para garantizar la máxima durabilidad (hasta 150.000 ciclos testados en el laboratorio). Un deporte en el que el rebote de la pelota constituye una variable determinante es el tenis. La demostración de lo que hemos apenas dicho está en el hecho de que el tenis prevé diferentes circuitos internacionales divididos en base a la superficie de juego, en hierba, tierra batida o cemento. Además, como si no fuera suficiente, los atletas más grandes de esta disciplina no consiguen destacar indistintamente en las diferentes superficies, sino que se especializan para ser los mejores en cada una de ellas.

Celebérrima es la supremacía del español Nadal en tierra batida, por ejemplo, ya que le permite sacar todo su potentísimo físico durante el partido. Al mismo tiempo, han sido poca las satisfacciones de Nadal en campos de juego más “técnicos”, como en hierba, dónde destacan Roger Federer o Nole Djokovic.

Todo este preámbulo servía para que entiendas la importancia que tiene la confección de una alfombra de césped artificial destinado a esta finalidad. La velocidad del juego en una pista de hierba sintética es parecida a la del cemento, pero a la vez la superficie resulta ser más elástica, garantizando que el rebote de la pelota sea algo más amplio, similar a la tierra batida roja. Una ulterior curiosidad relacionada casi exclusivamente con el tenis, entre todos los deportes jugados a nivel profesional, es la coloración de los prados. De hecho, a menudo los campos de tenis tiene un manto de hierba de color rojo o azul.

Pero vamos al deporte más amado y difundido en Italia: hablamos obviamente de fútbol. Como hemos dicho ya en el primer párrafo ha habido siempre muchas reticencias y dudas que superar antes de aceptar la idea de que un campo de fútbol pudiese ser cubierto con césped sintético. Más allá de las primeras y tímidas experimentaciones, de las instalaciones realizadas y, después consideradas inutilizables, por las iniciativas promovidas unilateralmente a niveles amateur, desde hace algún año estamos de frente a un paso fundamental respecto al uso del césped sintético en los campos de fútbol, en cada nivel profesional.

Césped sintético en los campos de fútbol

En el pasado, de hecho, la casi totalidad de los campos de periferia, en los que se juega a fútbol por diversión, con los amigos, tenían alfombras artificiales; hoy en día existen grandes estadios repartidos por el mundo que explotan esta tecnología, con excelentes resultados por parte también de los encargados de los trabajos. Un paso importante ha quedado señalado gracias a la aprobación de algunas normativas específicas, guías con recomendaciones para las características técnicas del césped para instalarlo en los campos en los que se juegan manifestaciones oficiales. El más importante es el reglamento LND estándar, homologación para todos los campos de fútbol destinados a acoger los campeonatos F.I.G.C. hasta a la serie “D” y S.G.S.

Por cuanto respecta la peculiaridad performativa de un manto para uso profesional tenemos que decir que no se puede prescindir de una óptima resistencia y de una larga duración, ni siquiera en condiciones de estrés (debido a los múltiples entrenamientos cuotidianos), el conjunto debe tener un aspecto extremadamente natural. Además, no podemos dejar a medias la estabilidad y la seguridad de los atletas, sobre las que incide de manera particular la tipología del relleno. Uno de los mejores es el de tres estratos continuos formados por arena, una mezcla de arena y caucho SBR criogénico, recuperado en la pavimentación Opti Profesional 63 patented. Igualmente innovador es también la pavimentación F360 Super Profesional XL, pero el número uno de la calidad para una alfombra de césped artificial es la pavimentación Pure Super Profesional. Este césped representa la solución orgánica de mayor nivel con su relleno de gránulos de corcho orgánico y arena. El corcho, completamente natural, se recoge de la encina cada nueve años, tiene una excepcional capacidad de absorción de los choques o golpes, elasticidad y resistencia al fuego.

Para prescindir de la tipología del campo y del nivel de calidad del césped instalada, existe la posibilidad de realizar coberturas que cierren la estructura. Generalmente las coberturas para instalaciones deportivas de césped sintético están pensadas para las estructuras más pequeñas, las cuales pueden ser un campo pequeño de fútbol o de tenis; raramente se cubre de manera permanente o semi un estadio entero ( a pesar de que existen algunos campos de última generación previstos de un sistema de cierre mecánico superior). El objetivo principal de quién elige una solución de este tipo está obviamente relacionado al disfrute del campo de juego en todo momento del año.

En algunos casos se prefiere algo orientado hacia una estructura fija, que se quede montada de año en año; en otros, sin embargo, se puede decidir instalar una estructura temporánea para los meses invernales y cubrir el campo durante la estación. Las coberturas fijas pueden ser a la vez geodésicas, sostenida por arcos que forman un reticulado interno, o tensoestáticas, cuya estructura portante de arcos puede ser en acero o en madera, pero suficientemente resistente como para soportar sin problemas las condiciones meteorológicas más adversas, como la nieve o viento fuerte. Las cubiertas tensoestáticas están hechas para que sean permanentes. Para quién , como decíamos, quiera una solución provisional y limitada en el tiempo, existe la posibilidad de cubrir el campo en pocas horas (de 24 a 36) con una estructura presostática. Todas estas posibles soluciones tienen como característica común una tela en pvc superior que además de calidad, debe ser resistente al fuego, al moho,  a los hongos y prevenir la formación de condensación.

Zapatillas de fútbol para césped sintético

Zapatillas de fútbol para césped sintético

Las personas que juegan o han jugado a fútbol al menos una vez en la vida, también aquellas que son simplemente apasionados “desde el sofá”, saben bien que uno de los accesorios imprescindibles para practicar este deporte, a cualquier nivel, son unas buenas zapatillas de fútbol, adecuadas al contexto en el que van a utilizarse. Aunque seas un absoluto profano de la materia no creemos que estemos desvelando un secreto clamoroso diciéndote que la rendición de una zapatilla de fútbol depende muchísimo de la tipología del terreno de juego.

En esta óptica las diferentes casas de producción han intentado desarrollar sustancialmente los modelos de zapatillas en el curso de los años. El cual es positivo, no sólo por la mejora de los gestos técnicos de los jugadores, sino también para evitar el ensayo de situaciones en las que sea imposible jugar. Intenta imaginar las diferencias que puede haber entre un campo sin asfaltar y un campo de césped, entre el césped natural en período estivo y en invierno (cuando debe aumentar la acción erosiva del frío gélido o de las fuertes lluvias) o, todavía más, entre un campo de césped natural y uno de césped sintético. Llegados a este punto habrás adivinado seguramente el argumento de nuestro discurso. Si antes hemos dicho que cada campo puede tener un manto de césped diferente, ahora te decimos sin medios términos que para cada césped necesitas un tipo diferente de zapatillas.

Es imposible creer que puedes correr libremente sin correr el riesgo de resbalar todo el tiempo, y hacerte daño, con un par de zapatillas indoor en un campo de césped mojado. De la misma manera, puede llevar a serios problemas de espalda llevar zapatillas de tacos en un campo de tierra batida muy compacto. Como ves, el discurso es más bien amplio y seguramente no hace referencia a todos los jugadores. Es poco probable que un jugador amateur no tenga la disponibilidad, pero sobre todo la necesidad, de tener que comprar tantos modelos de zapatillas de fútbol. Diferente discurso para los profesionales o semiprofesionales, en este caso, de hecho, sería bueno tener en consideración las características de los diferentes modelos, que ahora analizaremos.

El aspecto a considerar es el relacionado con las características de la suela y de los tacos (en los que haya), o sea, las partes que están directamente en contacto con el césped. Vamos a ver las posibles alternativas disponibles en el mercado.

Zapatillas firm ground. Ideales para terrenos compactos, de consistencia media, naturales (sea en tierra que en césped). Estas zapatillas puedes tener 11, 13 ó 15 tacos de plástico duro, precisamos poliuretano, de media altura.

Zapatillas hard ground. También llamadas multi ground, ya que se adaptan bien a diferentes superficies, siempre que sean duras. Preferibles para casos en los que el campo está helado gracias a los numerosos tacos y algo menos duros respecto a las firm ground.

Zapatillas artificial ground. Como se deduce del nombre estas zapatillas son perfectas para campos de césped artificial. El césped artificial de última generación es más blando respecto al producido hace algunos años, por lo que necesita una zapatilla con numerosos y pequeños tacos, no muy altos.

Zapatillas soft ground. Tienen características diametralmente opuestas respecto al artificial ground: pocos tacos (6 ó 8), muy altos, duros, a menudo hechos de aluminio. El uso óptimo de estos modelos es para campos blandos, también fangosos, en los que es necesario que el pie se hunda bien para tener una tracción y un equilibro adecuados.

Zapatillas turf, para césped sintético. Son las típicas zapatillas elegidas para los partidos de fútbol 5 ó 7 en campos cubiertos. Todavía más número de tacos y blandos respecto a las artificial ground.

Zapatillas indoor. El nombre ya nos dice que son perfectas para jugar en campos de fútbol cubierto, cemento o parquet. Las zapatillas indoor no tienen tacos, pero sí una suela que se adhiere, comúnmente llamada suela de caramelo.

Césped sintético para viviendas privadas y lugares públicos

Césped sintético para viviendas privadas y lugares públicos

Después de la amplia profundización dedicada al césped sintético usado en estructuras deportivas, con todas las relativas y múltiples facetas y situaciones de uso, pasamos a otras dos situaciones en las que se puede instalar un manto artificial, o sea en la misma vivienda privada o en lugares públicos.

En ambos casos el césped se elige y se coloca en virtud de su función decorativa. Si piensas en el connubio vivienda privada – césped sintético es casi inevitable que la mente piense en un precioso jardín, sueño más o menos prohibido para cualquiera que viva en un chalet independiente. Además del césped para el jardín, de hecho, existen por ejemplo variantes del manto artificial blando usadas en la decoración de terrazas. Obviamente, sería oportuno que el espacio disponible fuese bastante grande, sólo con imaginar el placer de crear un paraíso en un rincón en plena ciudad, un área verde personal donde colocar una tumbona y tomar el sol, o leer un buen libro y descansar después del trabajo. Sabemos muy bien lo que estás pensando: “puestos a soñar prefiero tapizar con césped sintético el borde de la piscina”! ¡Obvio! Si tienes una piscina o un proyecto para hacerla no puedes hacer otra cosa que valorar el césped artificial para el borde de la misma. En este caso,  podrías hacer uso de una doble ventaja y añadir un toque de elegancia, de funcionalidad y de seguridad, un borde completamente antideslizante.

Hay personas particularmente extrovertidas, o exigentes, que eligen decorar también las zonas interiores de la casa con terreno falso, o son bastante ricas como para poder permitirse una zona dedicada al minigolf en la misma vivienda. Algunas de las hipótesis que te acabamos de exponer, se pueden perfectamente reproducir en un lugar público. Mejor dicho, a menudo en los lugares públicos están más difundidas. Piensa, por ejemplo, en el césped para el borde de las piscinas; casi todas las estructuras públicas recurren a esta solución para obviar los problemas de mantenimiento típicos de una piscina durante el período estival. También los gastos de gestión aumentarían notablemente si tuviésemos que ocuparnos del cuidado del terreno incluso en los meses de cierre invernal.

No es sólo este ejemplo. El césped artificial tiene un extenso uso también en parques públicos, en las zonas de la ciudad en las que se quiera dar elegancia y estilo a la decoración urbana, en los stand y en las ferias de cada género. Otras situaciones que vale la pena mencionar son aquellas relativas a las áreas externas de algunos locales públicos y empresas (entradas, aparcamientos, parterres, aceras, zonas de relax, zonas al aire libre de restaurantes y bares), casos en los que el césped sintético sirve para revalorizar y dar un prestigio a los ojos de los clientes.

Por qué elegir el césped sintético

Por qué elegir el césped sintético

En este párrafo intentaremos razonar sobre las situaciones en las que realmente conviene elegir un prado de césped sintético respecto al natural. Obviamente, no siempre esta elección resulta la ganadora y más favorable, cada contexto tiene que ser valorado detalladamente en base a las condiciones ambientales, a la disponibilidad y, sobre todo, a las preferencias del comprador. Empezamos a aclarar un concepto básico. Si eres un apasionado de la jardinería, tienes mucho tiempo para dedicarle a tu jardín o eres tan afortunado como para permitirte un jardinero full time, quizás deberías pensarlo bien antes de valorar el césped artificial, podría no ser la elección más adecuada para ti.

Nos tomamos la libertad de añadir algunas variables a esta simple consideración, variables que pueden hacer que cambien los equilibrios de la valoración. Para tener una mejor apreciación del césped natural de tu jardín sería oportuno, por ejemplo, que no tuviera problemas de infestación de insectos; para quienes viven cerca de un curso de agua, las estaciones de más calor pueden ser un verdadero calvario desde este punto de vista, el jardín podría convertirse en un parque para los mosquitos, las moscas y las hormigas. La posición geográfica también cuenta. Por mucho que lo cuides, no podrás hacer nada contra un ardiente sol o una imprevista helada que se cierne sobre tu jardín. Otras veces, podrían darse problemas de salud. Nada grave, faltaría más, pero quieres tener el placer de poder estar tumbado en el césped, si tienes alergia al heno, sin  tener que estornudar cada diez segundos. Si todos estos inconvenientes no tienen que ver contigo y eres un defensor a ultranza del césped natural, quizás debas seguir cuidando de este tipo de césped. Antes de tomar una decisión definitiva, te aconsejamos leer de todas maneras la breve lista de ventajas y desventajas relacionadas al uso de un prado sintético, seguramente te ayudará a tener las ideas más claras y a entender a fondo las virtudes y los defectos de esta solución.

Ventajas y desventajas del césped sintético

Empezamos con la lista de los puntos fuertes comunes a todos los mantos de césped artificial:

  • Césped siempre ordenado
  • Limpieza simple e inmediata
  • Ausencia de zonas fangosas o anegadas
  • Secado rápido después de la lluvia
  • Respeto hacia el ambiente, gracias al ahorro de agua y a la no necesidad de uso de pesticidas y herbicida
  • Gran virtud estética
  • Valor añadido a la casa, también en términos económicos
  • Poco mantenimiento o casi nulo, es decir, un ahorro de tiempo y de dinero

En cuanto a los puntos débiles, por lo tanto, las desventajas de una elección orientada al césped sintético, tenemos que hacer necesariamente una importante premisa. Muchos de los contra que resumiremos están estrechamente ligados a la calidad del césped elegido, en consecuencia pueden evitarse con una profunda valoración y consciente, pero sobre todo con una inversión que no sea “ahorrar”, más bien previsora. Dicho esto, vamos a ver qué malas sorpresas puede esconder un jardín artificial.                                                                      

  • Riesgo de desteñido, sobre todo a lo largo del tiempo, después de años de exposición a los rayos UV
  • Aplastamiento y pérdida de la flexibilidad de los hilos de césped
  • Recalentamiento excesivo. Aunque puede combatirse rociando agua rápidamente
  • Terrones del terreno no uniformes o fuera de sitio, es decir, la consecuencia de no haber seguido los cánones durante la colocación

En cualquier caso, para prevenir todos estos problemas, es preferible verificar también las garantías ( y su duración) ofrecidas por el vendedor en el momento de la compra.

Reforzar el césped natural con el sintético

Reforzar el césped natural con el sintético

La operación de refuerzo está prevalentemente explotado en aquellos terrenos sometidos a un intenso uso, con el consecuente riesgo de rápida usura.

En los campos de fútbol, de rugby, de béisbol, así como en zonas de arena donde tienen lugar conciertos u otras manifestaciones repetidas en tiempos más bien cercanos, se puede tener en consideración la idea de invertir en la introducción del césped sintético en la estructura natural de origen. Esta solución puede considerarse alternativa a la renovación del terreno con alfombras de césped artificial muy profesional, porque puede garantizar resultados similares desde un punto de vista cualitativo. De hecho, después de haber instalado las fibras artificiales, se unen con las raíces del césped natural que anclan el campo fortaleciendo la estructura en su totalidad.

De este modo, se alarga la vida del campo de juego, aumentando al menos por tres el número de horas de uso antes de la renuncia. Otro aspecto positivo es el aumento de la capacidad de drenaje, por lo tanto de absorción de agua sin pantanos en caso de fuertes lluvias. Para acabar y no por ello menos importante, el ahorro económico debido a la necesidad reducida del mantenimiento y al fortalecimiento del césped natural, destinada a un rápido crecimiento vegetativo.

Operaciones de mantenimiento

En el curso de esta guía hemos hecho referencia mucha veces a las operaciones de mantenimiento que creemos que ha llegado el momento de aclarar puntos. Te ilustramos, de manera sintética, las principales diferencias que caracterizan estos procedimientos, y comparar en el hipotético caso que tuvieras que gestionar un césped real o uno sintético. Las descritas a continuación son hipótesis “limitadas”, más frecuentes en los campos de fútbol que no en un jardín, pero te ayudarán igualmente a aclarar tus ideas sobre las diferencias entre las dos alternativas.

Mantenimiento del césped natural

Hemos especificado en muchas ocasiones que el manto de césped natural necesita de más cuidados y constantes intervenciones para su mantenimiento para restaurar su original esplendor de uso prolongado. En lo específico, el proceso de mantenimiento tiene que prever los siguientes pasos:

Abonado sirve para facilitar el crecimiento del césped.

Compactación consiste en hacer orificios en el terreno. Los orificios hechos con máquinas específicas, y sirven para contener el daño provocado a las plantas debido a las continuas pisadas.

Baño de arena es una operación con la que se tapan los agujeros, creados en el terreno, con la arena esparcida por toda la extensión del terreno.

Sobresiembra sirve para volver a sembrar, con la ayuda de sembradoras adecuadas, las zonas más dañadas en las que la hierba ha desaparecido con el desgaste del tiempo.

Riego debe ser constante, no sólo después de la siembra, para favorecer la germinación de la semilla, sino también en los períodos más calurosos para evitar que la hierba se seque.

Corte del césped  tiene una cadencia temporal diferente, que varía según el período del año. El período de espera entre un corte y otro puede varias desde “un mes” hasta “varias veces por semana”.

Mantenimiento del campo de césped sintético

Mantenimiento del campo de césped sintético

Aunque el manto de césped sintético necesite una gestión mucho más leve que el césped natural, eso no quiere decir que no necesite pequeñas intervenciones para explotarlo al máximo y alargar su duración.

Para el mantenimiento ordinario es suficiente equiparse con un cepillo de cerdas de fibra sintética y rastrillar el prado de vez en cuando. Lo ideal sería una cepilladura dos o tres veces al mes en los meses de mayor uso, y de una vez al mes en los otros períodos.

Cuando hace mucho calor es necesario también regar de vez en cuando el manto para bajar la temperatura del césped sintético. El último aspecto que queremos evidenciar es el relativo al relleno. Si se ha elegido un prado con relleno hay que considerar la posibilidad de que una parte del material usado para rellenar podría perderse con la cepilladura. Por este motivo, se podría considerar introducir el relleno después de un período largo de tiempo, con el fin de favorecer la capacidad original de los hilos de hierba.

La colocación del césped sintético

A menos que no se trate de una superficie muy grande para finalidades profesionales, como puede ser un campo de fútbol, las operaciones de colocación de un manto de césped sintético no son fáciles de realizar. Si ere manitas y te desenvuelves bien en hacer las cosas tú mismo, podrías pensar en comprar todo lo necesario e instalar tú mismo tu propio jardín. Dicho esto, queremos también aclarar que lo desaconsejamos totalmente para quien no se crea capaz de hacerlo. En primer lugar, porque se corre el riesgo de obtener un mal resultado  y, en el intento de ahorrar, no se consigue otra cosa que gastar dinero en la compra de todo el material.

En segundo lugar, es necesario considerar que, también en un terreno de pequeñas dimensiones, disponer de maquinaria específica para cumplir con algunos pasos, marca la diferencia entre un resultado de calidad y uno aproximado. Está claro que los particulares no tienen la ventaja para comprar algunos equipos específicos y creen que es suficiente para hacer todo a mano. Pero no siempre es posible si se aspira a la excelencia, a un resultado perfecto. Hecha esta premisa vamos a ver las operaciones que diferencian un trabajo de colocación, esté realizado por expertos o por emprendedores amantes del “hazlo tú mismo”. 1. La primera cosa que tienes que hacer para obtener un buen resultado es preparar el fondo de modo impecable. Esto quiere decir: quitar las malas hierbas, la maleza, usar herbicida para evitar que vuelvan a crecer, compactar bien el terreno, nivelarlo y darle una inclinación adecuada para favorecer la salida del agua en exceso.

  1. Aunque no sea obligatorio, aconsejamos el uso de una tela de tejido TNT geotextil. Sirve, sea para impedir que la arena usada como relleno pueda obstruir los orificios del manto de hierba, sea para evitar que hierbas eventuales u otros elementos del suelo puedan estropear la alfombra de césped.
    3. Extender un estrato de grava o de arena para aumentar el drenaje vertical. En este caso aconsejamos la grava, con la condición de que tenga un diámetro reducido y no tenga lados puntiagudos.
  2. Posicionar los rollos de césped artificial. Los rollos tienen que extenderse con precisión
    y recortarlos en las zonas en las que haya obstáculos o irregularidades imprevistas.
  3. En los puntos de unión entre un rollo y otro hay que colocar una banda de unión.
  4. Llegados a este punto procedemos a extender el pegamento sobre la banda de unión. Es mejor hacerlo con una espátula que extienda el producto de modo uniforme.
  5. Ya podemos pegar los rollos. El proceso de pegado no admite errores, hay que hacerlo con precisión porque una vez fijado el trozo de césped ya no se puede quitar sin correr el riesgo que se estropee.
  6. Ya casi estamos. Después de haber anclado el manto no queda más que extender el estrato de arena (a otros materiales previstos) para el relleno. De igual modo que la grava del fondo, la arena también puede extenderse con la mano o con la ayuda de un cepillo con motor.

Ahora el terreno de césped sintético está listo para disfrutarlo. Pero antes de pasar al siguiente párrafo queremos presentarte otra hipótesis: en la que la alfombra, por necesidad o gustos, tengamos que colocarla en una superficie rígida (como azulejos o cemento). En este caso, hay que prestar mucha atención a las operaciones de fijado, por las que a veces se prefiere una cinta adhesiva de doble cara en lugar del pegamento, sobre todo hay que tener en cuenta que la capacidad de drenaje es inferior respecto a la de un terreno no pavimentado.

Tarifas

Tarifas de césped artificial

Llegamos al momento culminante. Si no has leído las indicaciones anteriores y has ido directamente a informarte de los precios, quedarás decepcionado. Desafortunadamente, no podemos darte una valoración unívoca y definitiva porque, como hemos explicado en los párrafos anteriores, son muchas las variables que pueden incidir en el precio.

Dependiendo de las exigencias y la finalidad de uso, el precio del césped puede variar desde los 4€ hasta 70-80€ el metro cuadrado, sin contar la mano de obra para el montaje del mismo.

Las preguntas más frecuentes y algún consejo final.

¿Cuánto dura un terreno de césped sintético?

La duración depende de las condiciones atmosféricas y de la frecuencia de uso. Digamos que en un jardín privado puede durar mucho año, sin grandes dificultades, en una estructura deportiva necesita de muchos cuidados para conservarse con el tiempo.

¿Es difícil de limpiar?

Para nada. Es suficiente usando agua en la mayoría de los casos. Si la suciedad puede ser constante ( por ejemplo, hay un perro en el jardín la mayor parte del tiempo) pueden emplearse también detergentes.

¿Se destiñe por el sol?

Las modernas tecnologías tienden a reducir este riesgo, pero con períodos largos (al menos 8 años) el descoloramiento es inevitable. Damos las garantías apropiadas en casos en los que se presente de forma prematura.

Los topos u otros animales del subsuelo ¿pueden dañar el césped?

La probabilidad de que esto suceda es de verdad muy baja por dos razones. Antes de nada, porque el césped está asentado sobre una alfombra que difícilmente puede ser agujereada por cualquier animal; también porque hay una protección ulterior instalada directamente sobre el terreno, la tela de TNT geotextil.

Para mantener el césped sintético en condiciones óptimas, también son necesarias pequeñas obviedades, como evitar tirar objetos o productos inflamables; por ejemplo, cigarros encendidos, no bloquear los canales de drenaje y no emplear yeso o pintura en spray para marcar el campo.

Asegúrate que el material elegido para el relleno no sea tóxico. Muchas veces se tiene la tendencia de preferir un relleno hecho con neumáticos reciclados en lugar de arena o de otros materiales, sin tener en cuenta que los neumáticos, si no se han sometido a tratamientos adecuados, contienen sustancias peligrosas como metales pesados.
Por último, queremos darte un consejo quizás que se da por sentado, pero que no hay que subestimar: comprueba siempre cada punto de vista antes de comprar, haz preguntas para asegurarte de la profesionalidad, pide información sobre la garantía y, sobre todo, pide verificar los mejores césped en venta. De esta manera, puedes hacerte una idea mejor con esta prueba para asegurarte una calidad efectiva y los rasgos del producto que instalarás en tu jardín.

Shares